martes, 25 de enero de 2011

PROBLEMAS FILOSÓFICOS

1. Los problemas referentes al conocimiento.- Trata de determinar la validez del conocimiento. ¿En qué condiciones es verdadero? ¿Cuándo alcanzamos efectivamente la verdad? Hasta dónde alcanzan y se limitan nuestras facultades cognoscitivas?

La importancia de este problema resalta desde el momento en que se ofrecen varias soluciones a una misma pregunta. El hecho de que cada uno tenga su propia respuesta, y, en ocasiones, completamente opuesta a la de otros, no deja de ser inquietante, para el que pretende profundizar en la realidad. ¿Por qué no hay una respuesta única a los problemas del alma, la libertad, Dios, el bien y el mal? La misma Historia de la Filosofía, con su cadena de sistemas y soluciones, es motivo de inquietud para el espíritu filosófico.

Ha habido cinco principales soluciones al problema del conocimiento: el escepticismo, el empirismo, el racionalismo, el idealismo y el realismo. El escepticismo niega validez a todo conocimiento; lo mejor es dudar. El empirismo sólo concede capacidad cognoscitiva a las facultades sensibles; o mejor dicho, un conocimiento es válido solamente cuando está apoyado en alguna experiencia sensible. El racionalismo, por el contrario, pretende que los sentidos engañan, y que la necesidad de la universalidad del conocimiento científico sólo se consiguen por medio de las facultades intelectuales. El idealismo, por su parte, niega que podamos conocer a las cosas independientes del sujeto cognoscente; sólo captamos nuestras propias ideas. El realismo, por último, sostiene que sí tenemos conocimientos válidos, alcanzados por los sentidos y la inteligencia, y que alcanzan la misma realidad, la cual es independiente del sujeto que conoce.

2. El problema del ser.- Éste es el problema central de la Metafísica, y se trata de preguntar acerca del ser, en qué consiste ser (como verbo).

Desde el principio hay que saber distinguir el ser y los seres. Éstos son las cosas y las personas (cualquier objeto que exista o pueda existir), y en Filosofía se designan mejor con la palabra ente. En cambio, el ser (en singular) debe ser entendido como verbo, como acto, y, justamente, la pregunta es: en qué consiste ese acto de ser, qué es ser. A partir de allí surgen problemas colindantes como: qué es existir, qué es una esencia, cuál es la esencia de la realidad.

La Metafísica ha sido el centro de las preocupaciones de los filósofos; pero también ha sido el centro de los ataques contra la Filosofía. En la actualidad, algunos filósofos existencialistas, como Heidegger y Marcel, tratan de investigar al ser en su máxima profundidad.

3. El problema del Absoluto.- Trata del problema de la existencia y la esencia de Dios. Todos los filósofos han tratado el tema. Hasta los ateos han tenido que fundamentar o explicar el motivo de su negativa.

Por ahora, lo importante es darse cuenta de que este problema se estudia en Filosofía, independientemente de la religión que se profese. Las soluciones que dan los filósofos se mantienen en el plano de las facultades naturales del hombre, preferentemente a un nivel racional. La fe y la Revelación se asumen posteriormente, como fundamentos de la Teología.

Últimamente se ha extendió el ateísmo; pero eso no significa que la única respuesta actual a dicho problema sea la negación de Dios. Hay innumerables sabios de este siglo cuya postura es perfectamente teísta, por ejemplo: Bergson, Marcel, Husserl, Scheler, Jaspers, etc.

4. La existencia auténtica del hombre.- En la actualidad ha tomado auge el existencialismo, cuyo tema central es la elucidación de las características de la existencia auténtica del hombre. Se trata del problema más humano que pueda afectar a cada uno; de su resolución depende la tónica de la vida a seguir.

¿Es la libertad lo esencial en la vida humana? ¿Son, acaso, los valores morales lo más importante? ¿En qué consiste la autenticidad? ¿Cómo debe llevarse a cabo la interrelación y comunicación humanas? ¿Cómo se degrada el nivel humano de existencia auténtica? Tales son las principales cuestiones que se pretenden resolver en dicha corriente.
5. El problema de la constitución y 
evolución del universo.- El problema del tiempo y del espacio, de la evolución y de la esencia de la materia, constituyen uno de los temas centrales en las obras e investigaciones de los físicos modernos. Generalmente son los científicos los que se han dedicado a penetrar filosóficamente en dichos asuntos. Lo importante es aclarar que, en el momento en que la persona trata de fundamentar los Conocimientos en cuanto tales, en su propio ramo, en ese momento está haciendo Filosofía. La Cosmología es la rama filosófica que trata dichos asuntos y, fue una de las primeras que se cultivaron entre los griegos.

6. Los problemas de la Lógica, la Ética y la Estética.- El tema típico de la Lógica es el orden de los conceptos. A ella corresponde dictaminar acerca de las estructuras mentales, los procesos correctos en el raciocinio, las leyes de todo pensamiento bien estructurado, como el de las definiciones, las divisiones, las categorizaciones, la conversión de proposiciones, las inferencias inmediatas a base de oposiciones, etc.

A la Ética le corresponde tratar las cuestiones acerca del bien y del mal. Su importancia deriva del papel rector que dicha ciencia adquiere en la mente de quien la escudriña y llega a soluciones fundamentadas. Junto con ese problema se conectan el de la obligación en armonía con la libertad, el de las categorías de valores, el de las virtudes, el de la autonomía en correlación con la heteronomía, etc.

Es a la Estética a la que le corresponde el estudio del arte y la belleza, similarmente se consideran los problemas de la actividad artística, la intuición estética, al proyección sentimental, las categorías estéticas, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada